Gary Gygax (1938 – 2008)

Los Ángeles (EE.UU.), 4 mar (EFE).- Gary Gygax, el creador junto a Dave Arneson del primer juego de rol de la historia, “Dungeons & Dragons”, murió esta mañana en su residencia de Lake Geneva (Wisconsin), a los 69 años, informó la prensa estadounidense.

Gygax había sufrido diversos problemas de salud en los últimos años, incluida una aneurisma abdominal, según dijo su esposa, Gail.

A pesar de su estado de salud, Gary Gygax siguió organizando en su hogar partidas semanales de ese juego de rol hasta enero de este año, explicó su mujer.

Gygax y Arneson desarrollaron “Dungeons & Dragons” en 1974 a través de personajes medievales y criaturas mitológicas que se convirtieron años después en un gran éxito, sobre todo entre el público adolescente.

Más adelante, la repercusión de este juego de rol dio lugar al diseño de videojuegos, libros, series de televisión y películas con su nombre, la última, protagonizada por Jeremy Irons en 2000.

Gygax también escribió varias novelas.

“Era como el tío que todos queremos para quienes jugamos a los videojuegos”, dijo Mike Mearls, responsable de la cuarta edición de “Dungeons & Dragons”, al portal “Underwire”.

“Dio forma a toda una generación de jugadores”, sostuvo.

Gygax logró erigirse en un icono para los amantes del juego e incluso apareció en series de televisión, donde se interpretó a sí mismo, como en episodios de “Futurama” o “Code Monkeys”.

En “Dungeons & Dragons” los jugadores crean una serie de personajes de ficción y llevan a cabo aventuras que dictan una serie de reglas.

Este juego de rol fue el modelo a seguir por cientos de otros que lo intentaron imitar y fue la inspiración para todo un género de juegos de ordenador que aún son vendidos a escala millonaria.

A Gygax le sobreviven su mujer y sus seis hijos.”

Fuente: Yahoo!

¿Qué significa ser Dungeon Master?

Cualquier persona puede ser un Dungeon Master; si bien algunas características pueden ayudar (imaginación, aptitud para improvisar, fluidez narrativa, cierta capacidad actoral) esta en el poder de cualqueir interesado y con el esfuerzo suficiente el puesto de DM.

Como dice el manual de reglas de Paranoia (que, dicho sea esto, tiene la sección dedicada al Master más extensa de los juegos que conozco), en el momento en que te des cuenta de que algo así está pasando, “apaga tu brillante personalidad y deja que tus jugadores jueguen, que no todo es responsabilidad del Master”.

Porque, en definitiva, los juegos de rol son eso, juegos y si los jugamos es para entretenernos y tener cosas de las que acordarnos cuando volvemos temprano a casa en el colectivo… ¿no?

 

 

era -casi- pueda ser Master, algunos requisitos previos son requeridos: . Todos estos elementos ayudan al Master a pensar buenas aventuras, defenderse de las ideas de los jugadores (que siempre le encuentran la sexta pata al gato) y describir el mundo y las acciones de los PNJ (Personajes No Jugadores) de forma tal que se facilite la “suspensión de la incredulidad” que hace que los juegos de rol sean tan fascinantes. Frente a un mal Master, el mejor reglamento no sirve, y el más excitante módulo se torna aburrido. A la inversa, con un Master con recursos hasta una excursión del tipo vayan-y-rescaten-a-la-princesa-cautiva-del-malo-de-turno es memorable.

Una pregunta que les surge a los que recién se inician en el mundo del juego de rol es qué gracia tiene jugar con un tipo que puede matar a tu personaje con solo desearlo. Bien, evidentemente un Master arbitrario se quedará pronto sin jugadores, si se dedica a reventar PJ (Personajes Jugadores) indiscriminadamente, por lo que él tampoco tendrá diversión. Un Master debe ser, sobre todo, ecuánime. El no juega contra los jugadores sino con ellos, y si el Master se está divirtiendo pero los jugadores no, algo va mal.

Dédalo = Daedalus = Daedalous

Dédalo (en griego Δαίδαλος Daidalos) era un arquitecto y artesano muy hábil, famoso por haber construido el laberinto de Creta. Es el paradigma del técnico o ingeniero sin escrúpulos que no atiende a fidelidades. Dédalo tuvo dos hijos:Ícaro y Yápige. Dédalo construyó una amplia pista de baile para Ariadna, a quien Homero seguía llamando por su nombre cretense, «Señora del laberinto», laberinto que también había construido Dédalo, en el que estaba encerrado el Minotauro y del que escapó Teseo gracias al consejo de usar un hilo que le dio Ariadna.

El laberinto era un edificio con incontables pasillos y calles sinuosas abriéndose unos a otras, que parecía no tener principio ni final. Dédalo lo construyó para el rey Minos, pero tras ello perdió el favor del rey y fue encerrado con su hijo Ícaro en una torre. El rey Minos quería el laberinto para encerrar en él al Minotauro, el hijo de su esposa Pasífae. Poseidón había maldecido a Pasífae con la zoofilia, y Dédalo le construyó una vaca de madera hueca para que pudiese aparearse con un toro.

Dédalo consiguió escapar de su prisión, pero no podía abandonar la isla por mar, ya que el rey mantenía una estrecha vigilancia sobre todos los veleros, y no permitía que ninguno navegase sin ser cuidadosamente registrado. Dado que Minos controlaba la tierra y el mar, Dédalo se puso a trabajar para fabricar alas para él y su joven hijo Ícaro. Enlazó plumas entre sí empezando por las más pequeñas y añadiendo otras cada vez más largas, para formar así una superficie mayor. Aseguró las más grandes con hilo y las más pequeñas con cera, y le dio al conjunto la suave curvatura de las alas de un pájaro.

Cuando al fin terminó el trabajo, Dédalo batió sus alas y se halló subiendo y suspendido en el aire. Equipó entonces a su hijo de la misma manera, y le enseñó cómo volar. Cuando ambos estuvieron preparados para volar, Dédalo advirtió a Ícaro que no volase demasiado alto porque el calor del sol derretiría la cera, ni demasiado bajo porque la espuma del mar mojaría las alas y no podría volar. Entonces padre e hijo echaron a volar.

Pasaron Samos, Delo y Lebintos, y entonces el muchacho empezó a ascender como si quisiese llegar al paraíso. El ardiente sol ablandó la cera que mantenía unidas las plumas y éstas se despegaron. Ícaro agitó sus brazos, pero no quedaban suficientes plumas para sostenerlo en el aire y cayó al mar. Su padre lloró y lamentando amargamente sus artes, llamó a la tierra cercana al lugar del mar en el que Ícaro había caído Icariaen su memoria. Dédalo llegó sano y salvo a Sicilia bajo el cuidado del rey Cócalo, donde construyó un templo a Apolo en el que colgó sus alas como ofrenda al dios.

Mientras tanto, Minos buscaba a Dédalo de ciudad en ciudad, proponiendo un acertijo: ofrecía una caracola espiral y pedía que fuese enhebrada completamente. Cuando llegó a Camico, el rey Cócalo, sabiendo que Dédalo sería capaz de resolver el acertijo, buscó al anciano. Éste ató un hilo a una hormiga que recorrió todo el interior de la concha, enhebrándola completamente. Minos supo entonces que Dédalo estaba en la corte del rey Cócalo y exigió que le fuese entregado. Cócalo logró convencerlo para que tomase primero un baño, y sus hijas le mataron entonces quemándolo con agua hirviendo.

Dédalo estaba tan orgulloso de sus logros que no podía soportar la idea de tener un rival. Su hermana había dejado a su hijo Perdix a su cargo para que aprendiese las artes mecánicas. El muchacho era un alumno capaz y dio sorprendentes muestras de ingenio. Caminando por la playa encontró una espina de pescado. Imitándola, tomó un pedazo de hierro y lo cortó en el borde, inventando así la sierra. Unió dos trozos de hierro por un extremo con un remache y afiló los extremos opuestos, haciendo así un compás. Dédalo tenía tanta envidia de los logros de su sobrino que cuando un día estaban juntos en lo alto del templo de Atenea en la Acrópolis, aprovechó la oportunidad y lo empujó. Pero la diosa, que favorece al ingenio, le vio caer y cambió su destino transformándole en un pájaro bautizado con su nombre, la perdiz. Este pájaro no hace su nido en los árboles ni vuela alto, sino que anida en los setos y evita los lugares elevados, consciente de su caída. Por este crimen Dédalo fue juzgado y desterrado.

  • "Los mirmidones y los incontables aliados ingresaron en Ciudad Luz bajo una intensa lluvia. Inmediatamente, los guerreros de la luz y las abominaciones, aberraciones y bestias mágicas que habían convocado también se lanzaron al ataque. París quién brillaba como un faro de esperanza que no puede extinguirse, llevó a todos sus guerreros al corazon mismo del Imperio Humanista... y les dio muerte a todos.

    Yo lo sé. Yo estuve allí..." - Darko Wallstone
  • marzo 2008
    L M X J V S D
         
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31